De todos es sabido que bailar lo hagamos bien o mal, llevemos mejor o peor el ritmo es divertido, nos hace sentir bien y nos sube a una nube donde todo es alegría y bien estar. Pero eso no es todo. Bailar proporciona una gran cantidad de beneficios tanto a la salud física como psíquica.

Enumeremos algunos de ellos:

El baile nos mantiene en un buen estado físico manteniéndonos joven pues es un excelente ejercicio cardiovascular que al exigir mayor cantidad de oxigeno aumentara nuestra capacidad pulmonar. También los movimientos de brazos y piernas ayudan a mejorar la flexibilidad y firmeza de nuestros músculos mejorando nuestros hábitos posturales lo que sin duda nos ahorrara muchos dolores de espalda, cervicales etc.

Pareja bailandoMúltiples estudios han demostrado que ayuda al tratamiento y prevención de la osteoporosis mejorando la dureza de los huesos y manteniendo las articulaciones lubricadas previniendo así la artritis que aparece con los años.

El consumo de calorías que produce el baile también es un beneficio muy importante para compensar el exceso de ingesta de alimentos a que estamos acostumbrados en nuestra sociedad y de los hábitos sedentarios de muchas de nuestras actividades laborales y de ocio donde el tumbing y el levantamiento de mando a distancia se ha convertido en el deporte preferido de los países desarrollados. Está claro que bailar a ritmos de rock & roll, samba, salsa o rumba nos van a hacer quemar muchas más calorías que una tranquilo vals o una dulce Kizomba, pero todo suma.

Hábitos de vida saludablesNuestro riego sanguíneo también se beneficia pues bailar  ayuda a equilibrar los niveles de colesterol aumentando el HDL (colesterol bueno) y disminuye el LDL (colesterol malo) y también a las personas diabéticas les ayuda a controlar el nivel de glucosa en sangre.

Las ventajas psicomotrices también son evidentes ayudando a mantener y mejorar el equilibrio, los reflejos y la coordinación pues obliga a mantener la alineación en muchos diferentes movimientos complicados como pueden ser giros, vueltas, cruces de piernas etc que ayudan a fortalecer los músculos evitando la propensión a lesiones frecuentes en la vida cotidiana de personas con hábitos sedentarios.

Pareja de baile

Pero no todo son ventajas físicas. Una de las ventajas más importantes aunque una de las que menos se aprecian a simple vista de un neófito son las ventajas psíquicas pues el cerebro también trabaja y a gran velocidad. El ejercicio mental que hay que realizar para recordar los múltiples pasos aprendidos, entrelazándolos y combinándolos con los ritmos cambiantes de la música ayudan ejercitar la memoria y a prevenir enfermedades como la demencia senil o el alzhéimer.

Igualmente a diferencia de footing, la natación o múltiples deportes de movimientos mecánicos que permiten realizarlos manteniendo el pensamiento en otro sitio, el baile obliga a un alto grado de concentración para su correcta ejecución centrando la mente en ello evitando divagar por todos los problemas cotidianos y las múltiples preocupaciones diarias, así como la subida de endorfinas que provoca el ejercicio ayuda en gran medida a la reducción del estrés que es una de las peores enfermedades que aqueja a nuestra sociedad, mejorando el humor, la actitud ante diversos problemas y mejorando el rendimiento en posteriores actividades.

Sesión de baile en grupo en la playaPor último y no por ello menos importante el baile nos da al oportunidad de interactuar con otras personas de diferentes razas, países, niveles culturales, profesiones tan diversas a la propia que nos enriquece enormemente en nuestras relaciones humanas en un ambiente sano y distendido llegando a consolidar grandes amistades.

Por todo ello animo a todos los lectores a aprovechar cualquier momento para BAILAR. BAILAR con mayúsculas empezando por un leve gesto de la cabeza y terminando con la pirueta más espectacular. Apuntarse a una de las muchas academias de baile moderno, bailes regionales o bailes de salón que hay hasta en las poblaciones más modestas donde les instruirán y ayudaran desde el primer “un, dos, tres” a coger soltura para moverse al ritmo de la música.

Bailando en la playaOtra de las muchas opciones que siempre recomiendo es aprovechar las vacaciones y participar con los animadores de nuestros hoteles en las múltiples actividades de baile que se organizan tanto por las mañana para desentumecer el cuerpo o a mediodía con los divertidos bailes en la piscina y también por la noche con los bailes del verano, todos con coreografías sencillas y pasos fáciles de seguir que le ayudaran a experimentar las primeras sensaciones que produce el BAILE disfrutando si vergüenza y desinhibidos al 100% cada uno a su nivel porque como siempre decimos los principiantes: “Los que saben… antes no sabían y los que miran desde sus asientos no bailan porque lo hacen peor.”

Por todo ello… ¿SE LO VA A PERDER?     ¡¡¡ BAILE !!!

Artículo de:

Carlos Estévez Escalera

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Compartir

2 Comentarios

  1. Muy buen artículo, nosotros vemos los beneficios también día a día. Nos encanta la danza y el baile, nos suma de felicidad y buena energía. Nos aleja del estrés y la ansiedad. Un saludo desde Getxo

Dejar respuesta