La Costa del Sol es uno de los destinos favoritos de los turistas. Pero más allá de sus fantásticas playas, de las numerosas ofertas de ocio o de su preciosa capital, otra de las razones para amar a esta provincia son sus pueblos con encanto. Por ello, hemos preparado una selección con los 10 pueblos de Málaga más bonitos que no debería perderse, lugares con mucha historia, vistas impresionantes y en medio de parajes naturales increíbles.

Los pueblos de Málaga con más encanto

Nerja

Nerja

Nerja es uno de los pueblos más bonitos de Málaga. El balcón de Europa es uno de los lugares imprescindibles que hay que ver en Nerja, desde el que se aprecian vistas impresionantes del mar Mediterráneo y de la playa de Calahonda.

En este pueblo se grabó la mítica serie de Verano Azul. Si es de quienes estuvieron enganchados a esta serie, tendrá que ver el barco de Chanquete, que se conserva en un parque.

Otro de los rincones esenciales son las cuevas de Nerja, declaradas Bien de Interés Cultural y uno de los monumentos geológicos más importantes de España. El gran tamaño de las galerías subterráneas, y las gigantes estalactitas y estalagmitas, le dejarán boquiabierto. Muy cerca puede visitar las playas de Burriana y de Maro, para muchos, las mejores de la provincia.

Casares

Casares

Otro de los pueblos de Málaga con más encanto es Casares, un pueblo blanco situado a los pies de un acantilado montañoso y coronado por un antiguo castillo que se remonta a la época de los árabes. Casas escarpadas, callejuelas estrechas y vistas de la campiña le esperan en este lugar, un pueblo colgante en toda regla.

Su historia se remonta a la época de los íberos y, supuestamente, en los baños de la Hedionda -llamados así por el olor de sus aguas sulfurosas- se bañó el mismísimo Julio César. Además, como dato destacable, Casares es la localidad natal de Blas Infante, considerado por muchos el “padre de la patria andaluza”.

Antequera

Antequera

Antequera es uno de los pueblos más completos de Málaga, con un casco antiguo que aúna historia y arte. En este lugar podrá hacer un recorrido desde la prehistoria visitando el famoso conjunto arqueológico de los dólmenes, continuando por su alcazaba de la época árabe y la Real Colegiata de Santa María la Mayor de estilo renacentista, y terminando por sus numerosas iglesias y conventos.

Prepare la cámara porque Antequera ofrece muchos rincones de estampa, como sus vistas al peñón de los enamorados, una montaña que guarda una leyenda de una historia de amor entre una musulmana y un cristiano.

Por otro lado, a 16 kilómetros se encuentra el Torcal de Antequera, un paraje natural kárstico repleto de rocas con formas caprichosas y extrañas, fruto de la erosión de millones de años. Un paisaje de otro planeta que le fascinará.

Casarabonela

Casarabonela

Lo que convierte a Casarabonela en uno de los pueblos de Málaga con más encanto es su localización, en plena sierra de las Nieves, declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco. Al igual que Antequera, la ocupación de estas tierras se remonta a la prehistoria y alcanzó su máximo esplendor durante el período árabe.

Sus calles y plazas están decoradas con azulejos que representan pasajes importantes de la historia del pueblo. Aproveche para hacer una ruta de senderismo por la sierra para ver los pinsapos, un abeto endémico de esta zona. Cuando acabe, nada mejor para reponer fuerzas con un plato de pipeo, la receta más popular de la sierra de las Nieves.

Mijas

Mijas

Mijas es otro de los pueblos más bonitos de Málaga que no debería pasar por alto. Este lugar es famoso por sus burro taxis, pero más allá de eso, Mijas es un pueblo encantador de casas blancas decoradas con macetas azules con flores y calles empedradas llenas de tiendas de artesanías y terrazas donde parar a tomar algo.

La ermita de Virgen de la Peña, excavada sobre una roca por unos frailes mercedarios en el siglo XVI, es una parada obligatoria, así como sus numerosos miradores. No encontrará vistas tan sobrecogedoras en toda la Costa del Sol. Desde luego, uno de los pueblos más bonitos de Andalucía.

Ojén

Ojén

Situado a menos de 9 kilómetros de la exclusiva Marbella, Ojén permanece inalterable en el tiempo, con sus casas blancas encaladas y calles estrechas de cuestas infinitas. Este pueblo ofrece otra de las estampas más bonitas de Málaga. Encajado entre las montañas de la sierra Blanca y Alpujata, tiene todas las cosas positivas de vivir en la naturaleza, a la vez que un clima muy suave por su cercanía al mar. Un pueblo en el que disfrutará con solo pasear por sus calles y contemplar el paisaje verde de los alrededores.

Ronda

Ronda

Otra localidad que no podría faltar en esta lista de pueblos de Málaga con encanto es Ronda. Pocas cosas se pueden igualar a dar un paseo por su casco histórico, cruzar el Puente Nuevo, a 100 metros de altura y contemplar las vistas provocadas por el desfiladero del Tajo.

Ciudad de leyendas de bandoleros y cuna del toreo, un plan esencial en Ronda es visitar su plaza de toros, una de las más antiguas y bonitas de España, que data de 1785 y por la que han pasado las figuras más importantes del mundo de la tauromaquia. También recomendamos visitar la casa del Rey Moro, el palacio de Mondragón y los antiguos baños árabes, así como pasear por los jardines de Cuenca después de haber cruzado el Puente Viejo.

Por último, las espectaculares vistas desde el famoso balcón del Coño -llamado así porque todo el que se acerca se le escapa esa expresión- le dejarán sin palabras. Sin duda, visitar Ronda es una de las 20 cosas que hacer en Málaga una vez en la vida.

Frigiliana

Frigiliana

Situado a los pies de las sierras de Tejada, Almiraja y Alhama, Frigiliana pertenece a la asociación de Pueblos más bonitos de España, una clasificación muy bien merecida, ya que posee todos los encantos de los tradicionales pueblos andaluces: casitas blancas, calles estrechas y empinadas, bonitas vistas y hasta burros que se utilizan con medio de transporte.

Además, Frigiliana está repleta de tiendas de artesanías de cerámica, esparto, cristal y otros materiales, por lo que es un lugar ideal para llevarse un recuerdo.

Júzcar

Júzcar

Conocido como el “pueblo pitufo”, Júzcar es uno de los lugares más pintorescos de Málaga. Desde 2011, todas las casas de esta pequeña localidad de la serranía de Ronda están pintadas del color azul de los divertidos personajes animados, y hasta hace muy poco, también estaba decorada con pinturas y figuras de estas criaturas.

Debido a la gran cantidad de turistas que ha atraído en los últimos años, el pueblo ofrece varias propuestas de ocio y restaurantes. Un plan muy apetecible, sobre todo, para familias con niños.

Benaoján

Benaoján
Diario Sur

Benaoján, en la sierra de Grazalema, se encuentra en el extremo más occidental de la provincia, muy cerca de Cádiz. Como ocurre con otros, lo que más llama la atención de este pueblo son sus alrededores de montañas y bosques. Desde aquí se pueden hacer rutas que llevan a lugares como la cueva de la Pileta, que alberga pinturas rupestres del paleolítico superior, o la cueva del Hundidero, un rincón perfecto para los amantes de la espeleología.

Senator Hotels & Resorts cuenta con varios hoteles en la Costa del Sol desde los que podrá descubrir estos pueblos con encanto. Senator Banús Spa Hotel es un espectacular hotel de 5 estrellas recomendado para adultos en Estepona, con piscina, spa, un restaurante buffet y otro a la carta de cocina asiática, entre otros servicios de calidad. Un lugar ideal para unas vacaciones tranquilas y desde el que podrá visitar pueblos de Málaga como Mijas, Ojén o Ronda.

Otra opción que le recomendamos es Marbella Playa Hotel, un complejo hotelero que imita el estilo de un pueblo andaluz con habitaciones tipo casita, piscinas con toboganes, animación, y muchas otras instalaciones y servicios, todo pensado para pasar unas vacaciones divertidas en familia. ¿A qué espera para conocer los pueblos más bonitos de Málaga?

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta