A la Comunidad Valenciana se la relaciona a menudo como un destino de sol y playa, pero cuenta con muchos otros encantos que no se deberían pasar por alto. En este artículo recorreremos los 20 pueblos más bonitos de Valencia, todos lugares increíbles para disfrutar de un turismo rural en un entorno natural privilegiado.

Los pueblos con encanto en Valencia

Morella

Morella

Morella está entre los primeros puestos de pueblos bonitos de Valencia. Se encuentra en el norte de la provincia de Castellón y como otras muchas localidades del interior, se alza sobre lo alto de un cerro con impresionantes vistas de la comarca.

Si algo destaca en este pueblo es su muralla fortificada perfectamente conservada, así como su castillo del siglo XIII que sobresale entre todas las casas. Pasear por sus calles es todo un viaje al pasado medieval.

Peñíscola

Peñíscola

Otro pueblo de Castellón que merece figurar en esta lista es Peñíscola. A diferencia de Morella, esta ciudad está a orillas del mar y es también una localidad fortificada, aunque la expansión de su población se extiende mucho más allá de sus muros.

Tendrá que visitar el castillo de Papa Luna, una espectacular fortaleza que los Templarios erigieron a principios del siglo XIV y que se conserva en muy buen estado. Otras visitas esenciales son la casa de las Conchas, la ermita de Santa Ana, el Bufador y la entrada de Portal Fosc.

Bocairent

Bocairent

Bocairent ofrece una de las estampas más bonitas de los pueblos valencianos. Ubicado en pleno valle de la Albaida, en la provincia de Valencia, se trata de una villa escalonada de casas apiñadas unas a otras y callejuelas estrechas, donde predominan los colores ocres y las fachadas de piedra. Su belleza le ha llevado a ser declarado conjunto histórico-artístico.

Entre sus puntos de interés de los alrededores destaca la torre de la Mariola, el monasterio rupestre, así como los covetes dels Moros, un conjunto cuevas-ventanas artificiales colgadas a mitad de un acantilado rocosos.

Castell de Guadalest

Castell de Guadalest

Otro de los pueblos valencianos que no puede perderse visitar es Castell de Guadalest, en la provincia de Alicante. Esta pequeña villa parece brotar de las mismas rocas del valle, y tiene como telón de fondo el pantano de Guadalest.

Está dividido en dos barrios, ambos unidos por un túnel que comunica la parte baja con la alta. Aquí podrá ascender al castillo de la Alcozaiba, el de San José, así como la casa Orduña y la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Sin duda, uno de los pueblos de montaña que ofrecen mejores vistas.

Chelva

Chelva

El pueblo de Chelva, en la provincia de Valencia, parece detenido en el tiempo. Posee un importante patrimonio histórico y cultural muy bien conservado. La historia de Chelva se remonta hasta la época de los romanos, y si hay algo que caracterizó a esta localidad es la variedad de culturas que convivieron aquí hasta la Reconquista.

Un plan que le recomendamos es la conocida como ruta del agua, que parte desde la plaza mayor de Chelva y combina naturaleza e historia. Conocerá el barrio árabe de Benacacira, el judío del Azoque, el morisco del Arrabal y, por último, el barrio cristiano medieval.

Vilafamés

Vilafamés

Vilafamés es otra de las joyas de Castellón y, sin duda, otro de los pueblos con encanto en Valencia. Déjese perder por las calles zigzagueantes de su casco antiguo y empaparse de olor a campo. Además, como casi todos los pueblos de la Comunidad Valenciana, cuenta con su propio castillo de origen musulmán. No es de extrañar que forme parte de la asociación de pueblos más bonitos de España.

Biar

Biar

Otra de las villas que no deberías dejar pasar por alto es Biar. Este pueblo pintoresco de la provincia de Alicante cuenta con menos de cuatro mil habitantes, pero está encabezado por un imponente castillo declarado Bien de Interés Cultural. Aprovecha para probar la gastronomía del interior de Alicante degustando su arroz caldoso, el gazpacho manchego o las llamadas pelotas, un plato muy similar a las albóndigas.

Ares del Maestrat

Ares del Maestrat

El pueblo de Ares del Maestrat se extiende a los pies de la espectacular muela de Ares sobre el que se alza un antiguo castillo templario. Este impactante pueblo se encuentra a una altura considerable, a más de mil metros del nivel del mar. Uno de sus principales reclamos son las pinturas prehistóricas del barranco de Gasulla que fueron declaradas por la UNESCO patrimonio de la humanidad.

Altea

Altea

Altea es uno de los pueblos costeros más bonitos de Valencia. Con poco más de 20.000 habitantes, ha conseguido mantener su encanto de antiguo pueblo pesquero sin atraer a un turismo masivo.

Es difícil no enamorarse de su combinación de mar y montaña, con calles que miran al Mediterráneo y un casco antiguo de casitas blancas idéntico a los pueblos blancos de Andalucía.

Tendrá muchos planes que hacer, desde recorrer su paseo marítimo, darse un baño en sus increíbles calas y playas de bandera azul, así como hacer una ruta por su centro histórico visitando sus ermitas o lugares emblemáticos como la torre de la Galera o la de Bellaguarda.

Además, Altea alberga un lugar especial que no deberías perderte: el templo del Arcángel Gabriel, el primer templo de la iglesia ortodoxa rusa en España.

Villajoyosa

Villajoyosa

Villajoyosa sería otro pueblo turístico más de la costa de Alicante de no ser por las llamativas fachadas de colores de sus casas. No es de extrañar que su nombre valenciano Vila Joiosa signifique “ciudad alegre”.

Pueblo de pescadores, pero también de tradición chocolatera, por lo que tendrá que acudir a alguno de sus varios museos del chocolate. Prepare la cámara para tomar fotos de esta localidad tan animada. Además de dejarse perder por sus calles, otro de sus mayores atractivos son sus playas, sobre todo, la del Torres y la de Paraíso.

Xátiva

Xátiva

Si quiere conocer el pasado histórico de la región, Xátiva es una parada imprescindible. Durante muchos siglos compitió con Orihuela y Valencia como ciudad más importante: fue sede episcopal durante la época visigoda, vivió un periodo de esplendor cultural durante el dominio musulmán y fue cuna de una de las familias españolas más poderosas: los Borgia.

Durante la guerra de Sucesión española fueron defensores de los Austrias y, por ello, el primer Borbón entronizado Felipe V mandó incendiar la ciudad -algo que todavía recuerdan, pues en el museo de la ciudad se conserva el retrato del monarca colgado del revés-. Igualmente, tendrás que visitar el impresionante castillo de Xátiva, desde el que se observan algunas de las mejores panorámicas de la región.

Sax

Sax

En esta lista de pueblos más bonitos de Valencia tampoco podría faltar Sax. Esta villa coronada por un cerro tiene como principal atractivo su majestuoso castillo de origen almohade que fue construido sobre una antigua fortaleza íbera. Otros lugares de interés que debería visitar son la iglesia de la Asunción y la ermita de San Blas.

Teulada-Moraira

Teulada-Moraira

Teulada-Moraira es una localidad dividida en dos núcleos de población: Teulada, en el interior, y Moraira en la costa. La iglesia-fortaleza de Santa Catalina y la Sala de Jurados y Justicias son sus principales reclamos, al igual que la torre vigía del Cap d’Or, construida para controlar la llegada de piratas berberiscos, y un lugar perfecto para contemplar la puesta de sol. Otra de las cosas que no puede perderse es disfrutar de un baño en el mar. El Portet es una de las mejores playas de la Costa Blanca.

Culla

Culla

Pocos pueblos desprenden tanta paz y tranquilidad como el pueblo de Culla, en la provincia de Castellón. Su armonía con la naturaleza y el entorno lo convierten en un lugar ideal para desconectar y huir de la ciudad. La piedra que recubre todos los edificios de esta pequeña villa es su mayor encanto. Sin duda, un lugar digno de ver.

Sagunto

Sagunto

Sagunto es otra de las villas con un impresionante pasado cultural e histórico. Los orígenes de este pueblo se remontan a los íberos de la etnia edetana, aunque fueron los romanos quienes dejaron un gran legado en la ciudad. Podrá visitar el teatro romano, los restos del templo de Diana, la Judería y su castillo, donde los íberos se habían asentado por primera vez. Una de las ciudades más completas desde el punto de vista cultural.

Nueva Tabarca

Un plan diferente que le recomendamos es visitar Nueva Tabarca, una pequeña isla muy cercana a la ciudad de Alicante. Aunque no tan esplendorosa como Sagunto o Xátiva, este pueblo desprende su propia magia. Aquí encontrará sobre todo tranquilidad, bonitas calas para tomar el sol y muchos rincones desde los que disfrutar de vistas al mar. Un plan original que hacer al menos una vez en la vida.

Chulilla

Chulilla

Uno de los pueblos preferidos de los escaladores. Lo que convierte en especial a Chulilla es su entorno montañoso escarpado rodeado por las hoces del Turia y a los pies del parque natural Chera-Sot de Chera. También es uno de los lugares más emocionantes para hacer senderismo. La ruta de los puentes colgantes transcurre por varios puentes que cruzan el cañón de lado a lado.

Denia

Denia

Denia es un bonito pueblo pegado al mar y aunque es muy turístico, conserva su encanto intacto. Puede visitar la lonja donde todavía hoy siguen trayendo el pescado fresco. Como capital del antiguo reino Taifa de Denia, posee un importante legado musulmán y prueba de ello es su imponente castillo. Igualmente, como destino de la Costa Blanca debería dejar tiempo para disfrutar de sus fantásticas playas.

Chodos

Chodos

Dentro del parque natural de Peñagolosa se encuentra Chodos, uno de los pueblos más pequeños, con una población que apenas supera el centenar de habitantes. También ha sido declarado Bien de Interés Cultural por sus murallas y su castillo. Aproveche para probar la olleta alicantina, su plato más típico con arroz, alubias, lentejas y patata, entre otros ingredientes.

Montanejos

Montanejos

Pegado a Aragón se encuentra Montanejos, uno de los pueblos más bonitos de la Comunidad Valenciana, especialmente por su patrimonio natural. El río Mijares crea auténticas piscinas naturales a su paso por esta localidad. Así que uno de los planes que no debería perderse en verano es darse un chapuzón en la conocida Fuente de los Baños.

Si le ha gustado nuestra selección de pueblos con encanto en Valencia, no se pierda descubrir también los 20 pueblos más bonitos de Andalucía. ¿A qué espera para conocer estos rincones maravillosos de la Comunidad Valenciana?

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…
Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta